TRTRRTR

Nuestro cometido: la resolución de problemas. Pero además problemas de los gordos, de los que no se sabe ni si tienen solución; de los que se encuentran en el borde de lo ya conocido. Estamos en el precipicio amiguetes. Y mantenerte en la cuerda floja requiere de un alto conocimiento personal y de autodisciplina. Vamos, que hay que estar en forma; subiremos el Everest, cruzaremos el Amazonas y nos daremos una vueltilla por los Polos internos de nuestro ser.

¿Y el músculo más importante para este viaje? Su cerebro. Y no puede ser mediocre. Al contrario, debemos entrenarlo y tenerlo a punto. Ni ordenadores, ni softwares, ni laboratorios. Tú, ustedes, llevan su mejor herramienta encima de los hombros y viene por defecto ¡toma!

Si es correcto lo que dice la neurociencia, nuestro cerebro asimila mejor los contenidos si van acompañados de emociones que facilitan el proceso de aprendizaje. So, esto de investigar tómatelo como un reto, un juego serio a la vez que divertido. Uno que aporte imaginación, creatividad, conocimientos e implicación. Que te ayude a generar motivación y el deseo de ir a por el siguiente problema que resolver. Una fiesta, vamos.

La motivación crece con la incertidumbre. Y he aquí una de las situaciones con la que te vas a encontrar a menudo en investigación, repetimos: la incertidumbre. Oh yeah, esa gran amiga que te va a motivar y va a hacer que te esfuerces más, que aprendas más y que lo hagas mejor. ¿Por qué? Porque los principales neurotransmisores que activa la incertidumbre en tu querido cerebro son:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s